early institute

Enfoque Early

La Convención de los Derechos del Niño

Captura de pantalla 2017-05-04 a la(s) 11.07.41

 

En México, el “Día del niño” se celebra el 30 de abril, por medio de la organización de diferentes actividades sociales, culturales, deportivas y de entretenimiento en las que se busca la promoción del bienestar infantil y del respeto a los derechos de los niños, que desde el año de 1989, plenamente estipulados en la Convención sobre los Derechos del Niño, CDN (UNICEF, 2006).

A pesar de que ya existían algunos tratados internacionales donde se mencionaban los derechos de niños y niñas, el esfuerzo realizado para la creación de la CDN era de vital importancia para la protección de éstos, ya que era necesario un documento que considerara sus necesidades y características particulares. El primer paso hacia lograrlo se dio en 1978, cuando Polonia presentó ante la Organización de las Naciones Unidas la primera versión de la Convención, que originalmente contaba con 19 artículos, 10 de tipo legislativo y 9 de procedimientos (Humanium, 2016).

El año siguiente fue proclamado por la UNESCO como “El año internacional del niño” (UNESCO, 2006), como una forma de promover la conciencia de la importancia de continuar con los esfuerzos para tener un tratado con valor internacional que lograra asegurar la protección de una de las poblaciones que se encuentra en un mayor riesgo de vulnerabilidad (Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, 2006).

En ese contexto, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU decidió instaurar un grupo de trabajo que se encargaría de la redacción de la futura CDN (Humanium, 2016). Ésta unidad, se integrada por gobiernos, organizaciones no gubernamentales, activistas de derechos humanos, abogados, especialistas en salud, trabajadores sociales, educadores, expertos en desarrollo infantil y líderes religiosos de todo el mundo (UNICEF, 2005), trabajó con reuniones anuales que se llevaban a cabo en Ginebra, Suiza, en las que se llevaban a cabo negociaciones y discusiones que dieran pie a un consenso y unanimidad en la aceptación las diferentes propuestas y visiones de los integrantes (Humanium, 2016).

El trabajo del grupo se alargó hasta el año de 1988 (UNICEF, 2005) en el que el buró legal de las Naciones Unidas llevó a cabo una revisión técnica del proyecto que presentaron, para que presentara sus observaciones y asegurar su compatibilidad con los demás instrumentos internacionales que garantizan y protegen los derechos humanos (Humanium, 2016).

 

Después de una serie de cambios y adecuaciones, el documento final de la CDN fue aprobada el 20 de noviembre de 1989; de acuerdo con UNICEF, es el tratado de derechos humanos más ampliamente ratificado en la historia (2006).

La CDN es de carácter obligatorio para los Estados firmantes, los cuales deben de informar al Comité de los Derechos del Niño de la ONU -órgano internacionalmente elegido, formado por expertos independientes- sobre los pasos que han adoptado para aplicar lo establecido en ésta. México ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 21 de septiembre de 1990.

Desde la aprobación de la convención, nuestro país ha tenido avances en cumplimiento a los derechos y en respeto a la dignidad de niños y niñas. Sin embargo, el contexto en el que se continúan desarrollando nos muestra que todavía existen deficiencias mayores en estos aspectos, sobre todo en aquellos que viven en situaciones de pobreza, falta de acceso a servicios básicos y violencia social.

Es por eso que es importante que gobierno, sociedad civil y sociedad en general, colaboren y generen las medidas necesarias para asegurar que todos los niños disfruten de una infancia plena y de un contexto que les permita asegurar su mejor desarrollo posible y su máximo potencial.

 

Deja algún comentario

*