Especialistas se pronuncian en contra de la EMFR

 

La maternidad subrogada es un tema sumamente complejo y su práctica debe ser analizada desde la realidad de cada país, planteó la especialista de origen sueco Kajsa Ekis Ekman, al participar en el Foro: «Maternidad Subrogada Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos», realizado en la Cámara de Diputados.

Explicó que en Suecia, en donde se elaboró un estudio a petición del gobierno sobre el tema, se llegó a la conclusión de que no hay condiciones para que el sistema de salud permita la subrogación de vientres, que en todo caso, considera, es una expresión del tráfico de personas.

Kajsa Ekis Ekman es autora del libro “Being and being bought: Prostitution, Surrogacy and the Split Self ”, y ha participado en diversos foros internacionales en donde ha expuesto su perspectiva respecto a la maternidad subrogada.

La también periodista sostuvo que existe un amplio consenso entre la comunidad de investigadores en el sentido de que la subrogación “comercial” no debe permitirse, porque el cuerpo humano y sus partes no deben dar lugar a beneficios económicos, y el comercio de órganos y células reproductivas son una expresión de ello.

La discusión del tema se llevó a cabo en el recinto de San Lázaro, a dos semanas de que la Comisión de Salud del Senado de la República aprobara por unanimidad la iniciativa para reformar la Ley de Salud, con el fin de restringir la maternidad subrogada y sancionar su práctica con fines comerciales.

El foro fue inaugurado por la Diputada Federal Aurora Cavazos Cavazos, contó con la participación de la Senadora de la República Cristina Díaz Salazar, y la doctora Irene López Faugier, catedrática de Derecho Familiar e investigadora de la Facultad de Derecho de la UNAM.

También compartieron sus puntos de vista Marcelo Bartolini Esparza, coautor del informe «Maternidad Subrogada: Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos”» y Mely Romero Celis, Subsecretaria de Desarrollo Rural de la SAGARPA.

La Subsecretaria Romero Celis es una de las autoras de la iniciativa aprobada en días pasados en el Senado de la República para evitar que la subrogación se practique con fines de lucro porque pueden dar lugar a la explotación de las mujeres, al tráfico de órganos y a la vulneración de los derechos de los niños que nacen de estas prácticas.

La ex senadora por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), aseguró que la reforma a la Ley de Salud en México, no es prohibicionista, pues deja abierta la posibilidad de la subrogación con fines no lucrativos, estableciendo candados para quienes pretendan violentar los derechos y la integridad de mujeres y niños.