Un libro que responde a las interrogantes sobre la infertilidad

¿Por qué no puedo embarazarme? 

  • Médicos especialistas llaman a las parejas que padecen algún tipo de infertilidad, a no desestimar el problema; aseguran que, con la atención correcta, el 85% de los casos obtiene resultados satisfactorios

Los doctores Aquiles R. Ayala Ruiz y Rodrigo Ayala Yáñez, presentaron a los medios de comunicación el libro ¿Por qué no puedo embarazarme?, una obra que orienta a las parejas con dificultades médicas para concebir, sobre las opciones a considerar para lograrlo.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, en México alrededor de 1.5 millones de parejas presentan algún tipo de infertilidad y menos del 50 % acude a un especialista para buscar solución, es decir, cerca de 750 mil parejas se quedan sin respuesta a su problemática.

El doctor Aquiles Ayala, coautor de la obra, admitió que la infertilidad es una situación que genera angustia a la pareja o a alguno de sus integrantes, por lo que debe atenderse el problema de origen y sus posibles efectos. Expuso que el primer paso es reconocer que existen dificultades o limitaciones para lograr un embarazo; el segundo es reflexionar sobre la situación que se vive como pareja.

El especialista recomendó a las parejas que en el momento de buscar ayuda médica, consideren que puede encontrar una solución mediante procedimientos terapéuticos no invasivos, con los que se logran tasas de embarazo por arriba del 85%.

El doctor Aquiles R. Ayala Ruiz es especialista en medicina interna por el Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias de la Salud “Salvador Zubirán” y sub-especialista en endocrinología gineco-obstétrica en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Es autor de cinco libros y más de cien artículos nacionales e internacionales sobre temas relacionados con la endocrinología y la gineco-obstetricia. Actualmente ejerce como médico endocrinólogo del Hospital ABC en la Ciudad de México, y es también investigador independiente.

Por su parte, el doctor Rodrigo Ayala Yáñez tiene la especialidad en Ginecología y Obstetricia por el Instituto Nacional de Perinatología, y realizó estudios de posgrado en endocrinología reproductiva, neuroendocrinología y biología molecular en Oregon Health and Science University. Tiene un curso de posgrado en cirugía laparoscópica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y una Maestría en Investigación Clínica por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Actualmente ejerce en el Centro Médico ABC y es Director General de Grupo Gen y CIMIGen.

La gestación subrogada es contraria a la dignidad humana de la mujer: Parlamento Europeo

Recientemente, el Parlamento Europeo emitió su informe anual sobre los Derechos Humanos, la Democracia en el mundo y la política de la Unión Europea al respecto. En dicho documento se declaró lo siguiente:

“Se condena la práctica de la gestación por sustitución, que es contraria a la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas se utilizan como una mercancía; se considera que debe prohibirse esta práctica, que implica la explotación de las funciones reproductivas y la utilización del cuerpo con fines de lucro o de otro tipo, en particular en el caso de las mujeres vulnerables en los países en desarrollo, y pide que se examine con carácter de urgencia en el marco de los instrumentos de derechos humanos”.

Esta declaración no es cosa menor y da lugar a varias reflexiones en materia de protección a los derechos de la mujer.

a) Por un lado, se da cuenta de las razones generales por las que los países más representativos de la Unión (como Francia o Alemania) prohíben tajantemente esta práctica. La lógica es simple: porque es contraria a la dignidad humana de la mujer, al implicar la explotación de sus funciones reproductivas y la utilización de su cuerpo.

b) Por otro, tenemos que si bien no es una resolución vinculante para los miembros ni para sus órganos de gobierno, se trata de una toma de postura oficial respecto a un tema que, de alguna u otra forma, preocupan a toda la Unión Europea: la gestación por sustitución es a todas luces, una forma de explotación

De esta declaración se desprende la advertencia del riesgo de participar en esta práctica en países en desarrollo. De ahí que no resulta casual que entre las naciones señaladas como ‘paraísos’ de esta práctica, se encuentren la India, Nepal, Vietnam, Tailandia o México. Países en los que se conjugan la existencia de grandes sectores de la población con importantes grados de vulnerabilidad socioeconómica y lagunas legislativas en la materia.

Desde esta perspectiva, se entiende que la preocupación surge por una especie de relación de poder inequitativa que se da entre Europa y los países mencionados en este tema en particular; donde parejas provenientes de países ricos contratan agencias que les “consiguen” mujeres de países pobres, para gestar a sus hijos.

En su declaración, el Parlamento estima que esta práctica debe prohibirse. No regularse, ni mucho menos permitirse abiertamente. Los riesgos de explotación y de utilización del cuerpo de una mujer son suficiente justificación para proponer a esta medida.

La declaración termina con un llamado del Parlamento para que estas consideraciones se expresen en los instrumentos internacionales en materia de Derechos Humanos. Es decir, en el entendido de que se trata de una industria global que ha sabido trasladarse y desarrollarse en diferentes regiones, se cae en la cuenta de que las prohibiciones y restricciones nacionales no han sido suficientes para su erradicación; y por el contrario, se requiere de una acción multilateral donde prevalezca la cooperación entre los países de primer mundo y los países en desarrollo.

Por supuesto, es muy importante señalar que esta postura es omisa respecto de las afectaciones en la dignidad de los niños nacidos de esta práctica, porque no se señalan los riesgos de la comercialización de estos menores, ni las posibles violaciones a sus derechos de acceso a una familia, a una identidad y al conocimiento pleno de su origen.

Con todo y sus carencias en materia de protección a los derechos de los niños nacidos de vientres subrogados, esta declaración del Parlamento Europeo es de gran trascendencia, debido a que se trata del posicionamiento general de una región que incluye a países que ejercen un liderazgo internacional importante en materia de Derechos Humanos. Situación que pudiera tener un impacto en las relación es de la Unión Europea y sus miembros con el resto del mundo, sobre todo respecto de aquellos países donde esta industria ha encontrado “condiciones” favorables para desarrollarse.

Nuestras autoridades deberán tener muy en cuenta esta postura al momento de discutir alguna ley en la materia y cuidarse de no abrir la puerta a situaciones poco claras que atentarían contra los derechos de las mujeres y los niños de nuestro país.